Desde 148 €
×

1 Haz clic en la fecha

Disponible

2Elija la Categoría

Por favor, escribes aqui tu comentario respecto a la reserva de entradas :
(150 char. max)

¿Necesitas ayuda para reservar?
CÓMO OBTENER SUS ENTRADAS

Tras la confirmación de su pedido, usted recibirá un correo electrónico con sus entradas, que deberá imprimir y llevar consigo, para acceder al evento.

Ubicación

En la categoría elegida, Music & Opera se reserva los mejores asientos disponibles al momento de la compra. Los números de asiento serán confirmados por correo electrónico, excepto para los espectáculos donde los asientos no están numerados. Solo los lugares contiguos se reservan automáticamente. Si no, lo contactaremos.

Precio

El precio de Music & Opera no corresponde al valor facial mostrado en las entradas, pues incluye las tasas y cargos aplicables

Seguro de cancelación

Se te ofrecerà un seguro de cancelación antes de realizar el pago. Más Información

El Club
Music & Opera

Hazte Socio del Club para
Beneficiarte de los precios
Ya eres miembro del Club,
¡Regístrate a tu Cuenta!
Retour

©2019 The Metropolitan Opera

Mozart Le Nozze di Figaro

Del 20 noviembre AL 14 diciembre 2019
The Metropolitan Opera - New York, NY
Programa

Mozart : Le Nozze di Figaro

3 h 30 Cantado en : Italiano
Intérpretes
  • Director de orquesta
    Antonello Manacorda
  • Director de escena
    Richard Eyre
  • Intérpretes
    La Contessa Almaviva: Susanna Phillips
    Il Conte Almaviva: Adam Plachetka
    Figaro: Luca Pisaroni
    Susanna: Nadine Sierra
    Cherubino: Gaëlle Arquez
    Marcellina: Elizabeth Bishop
    Dottor Bartolo: Brindley Sherratt
Detalles

Dos repartos excepecionales: las sopranos Nadine Sierra, Anita Hartig, Susanna Phillips y Hanna-Elisabeth Müller; las mezzo-sopranos Gaëlle Arquez y Marianne Crebassa; el barítono Mariusz Kwiecien; y los barítonos bajos Luca Pisaroni y Adam Plachetka, se unen para la brillante comedia de clase de Mozart. Antonello Manacorda y Cornelius Meister dirigen la rapidísima producción de Sir Richard Eyre.

Source @ The Metropolitan Opera

  • Info Teatro
  • Plano de localidades
  • Sinopsis

The Metropolitan Opera - New York, NY Location Lincoln Center Plaza - NY 10023 New York, NY États-Unis

  • Capacidad de la Sala : 3800
  • Otra : PRECIO: El MET Opera usa "Precios dinámicos", lo que significa que los precios de todas las actuaciones están sujetos a cambios (aumento y disminución) en función de sus ventas. Por lo tanto, los precios pueden haber cambiado, se le informará del nuevo precio lo antes posible, luego podrá elegir si desea comprar sus boletos al nuevo precio o cancelar su reserva (su tarjeta de crédito no lo hará). ser cargado).

Pequeña Historia del Teatro …

La antigua Academy of Music, fue el primer lugar de Nueva York donde escuchar y ver ópera de forma regular. Era un teatro pequeño, cuyos palcos ocupaban principalmente ocupado las más antiguas y ricas familias de la ciudad. Con el florecimiento de la industria durante el siglo XIX, la nueva y poderosa clase media pedía paso. En 1880 empezó la suscripción para construir un nuevo teatro, cuyos palcos pasarían a ser propiedad de los que sufragaran la obra. El nuevo Teatro Metropolitano fue construido en la Broadway Avenue, entre las calles 39 y 40 de Manhattan y abrió sus puertas en 1883, con la ópera Faust, de Charles Gounod.

El carácter privado de la institución y su falta de ayudas públicas, sumió al teatro en un sin fin de problemas financieros, aunque Henry Abbey y los Damrosch, fueron empresarios bastante brillantes y el teatro vivió grandes noches de gloria, durante sus primeras décadas de vida. La compañía giró por diversas ciudades de los Estados Unidos y desarrolló una gran actividad, especialmente en Filadelfia. Algunos cantantes brillaron intensamente en ella, especialmente Enrico Caruso, que llegó a cantar más de 600 funciones.

El cambio de siglo trajo algunos escándalos al teatro, se representó Parsifal, sin la aprobación de Cósima Wagner, y en 1906, el estreno de Salome de Richard Strauss, puso literalmente patas arriba la moral de los espectadores. Dos años más tarde, se produjo el debut triunfal de Gustav Mahler, dirigiendo Tristan und Isolde. El meticuloso maestro, sorprendió a todos cuando pidió 15 ensayos para montar Don Giovanni, pero nadie se atrevió a criticar el resultado, la prensa hablaba del sonido inmaculado de la compañía o de la jubilosa locura que se apoderó del público, al caer el telón al terminar la primera representación de Fidelio. Después vendría la era Toscanini...

En 1907 Giacomo Puccini pasó unas semanas en Nueva York, supervisando personalmente el estreno de Manon Lescaut, La Bohème, Tosca y Madama Buterffly. El resultado de estas galas fue tan positivo y la impresión que la ciudad y el teatro causaron en el compositor, tan grandes, que partió con la firme decisión, de que su siguiente ópera debía ser estrenada en el Met. Así, el 10 de diciembre de 1910, el teatro presentaba La Fanciulla del West, el empresario Casazza puso todo el empeño en que el estreno fuera un éxito, hasta ocho caballos se vieron en escena. Con Toscanini en el podio y Emmy Destin y Enrico Caruso en los principales roles, Puccini no recordaba cuantas veces tuvo que salir a saludar entre las interminables ovaciones.

En 1950 tomó las riendas el empresario Rudolph Bing, fundador del Festival de Edimburgo, después de exiliarse de Alemania. Bing intentó renovar el repertorio y las escenografías, después de los duros años de la crisis y la guerra. Consiguió llevar al teatro a una nueva etapa de esplendor, con directores como Fritz Reiner y Dmitri Mitropoulos y una lista de cantantes simplemente impresionante. Pero el gran hito de su etapa, fue conseguir trasladar la compañía a una nueva sede. El nuevo Metropolitan, edificio central del extraordinario Lincoln Center, fue proyectado por Wallace K. Harrison y es famoso por la elegante sobriedad de los arcos de su fachada y por las impresionantes pinturas que Marc Chagall realizó en el gran vestíbulo. Fue inaugurado con la ópera Marco Antonio y Cleopatra de Samuel Barber en 1966. La gran sala principal con una capacidad para más de 3700 butacas, está dotada de los más modernos adelantos técnicos y goza de una acústica excelente.

El Metropolitan ha continuado siendo un referente de calidad indiscutible del circuito más selecto de los grandes teatros de ópera. Ha marchado con paso firme bajo la dirección de James Levine desde 1976, un verdadero récord, y una relación profesional sin precedentes, que acaba de superar recientemente la friolera de 2500 funciones de ópera, dirigidas por este gran maestro, que ha vuelto a dirigir después de dos años con problemas en su espina dorsal.

Desde 2006, un moderno sistema de grabación, permite ver en riguroso directo las óperas del Met, en cines de todo el mundo.

The Metropolitan Opera

Sinopsis

Le Nozze di Figaro

Las bodas de Fígaro (Le Nozze di Figaro)
ópera bufa en cuatro actos con música de Wolfgang Amadeus Mozart sobre un libreto en italiano de Lorenzo da Ponte

Acto I
En la habitación que les ha sido asignada en un palacete cerca de Sevilla, Fígaro y Susana, criados del conde y la condesa de Almaviva, están preparando su boda. Fígaro se enfada cuando su prometida le cuenta que el conde ha intentado seducirla. Está decidido a vengarse de su señor. Aparece el Dr. Bartolo con su antigua ama de llaves, Marcelina, quien también está igualmente decidida a casarse con Fígaro. Ella tiene un contrato: Fígaro debe casarse con ella o devolverle el dinero que le prestó. Cuando Marcelina se encuentra con Susana, las dos rivales se insultan. Susana vuelve a su habitación y entra corriendo el adolescente Cherubino. Al encontrar sola a Susana, le dice que la ama— a ella y a todas las mujeres de la casa. Aparece el conde e intenta, una vez más, seducir a Susana. Cherubino se esconde. El conde también se oculta cuando llega Basilio, el maestro de música. Basilio le dice a Susana que Cherubino está enamorado de la condesa. Esto hace que el conde salga indignado de su escondite. Y aún se enfada todavía más al ver a Cherubino ya que se da cuenta de que este ha escuchado cómo intentaba seducir a Susana. Persigue a Cherubino hasta el gran salón donde se encuentran con Fígaro, quien ha reunido a todo el servicio para alabar las virtudes de su señor. El conde se ve obligado a bendecir la unión de Fígaro y Susana. Para fastidiarlos y para silenciar a Cherubino, el conde le ordena alistarse en el ejército inmediatamente. Irónicamente, Fígaro le dice a Cherubino lo que le espera en el ejército: ni devaneos amorosos ni ropas elegantes ni dinero, solo proyectiles, cañones, balas, marchas y barro.

Acto II
En su habitación, Rosina, la condesa, llora la pérdida del amor de su vida. Animada por Fígaro y Susana, accede a tenderle una trampa a su esposo: mandarán a Cherubino, vestido de Susana, a una cita con el conde esa noche y al mismo tiempo le harán creer que la condesa va a tener un encuentro con otro hombre. Aparece Cherubino y las dos mujeres cierran la puerta y empiezan a vestirlo de muchacha. Mientras Susana entra en la habitación contigua, el conde llama y se enfada al encontrar la puerta cerrada. Cherubino se encierra en el vestidor y la condesa deja entrar a su esposo. Cuando de repente se oye un ruido en el vestidor, el conde duda de la explicación de su esposa, quien le ha dicho que era Susana la que se encontraba en el vestidor. Llevándose a su esposa consigo, sale en busca de herramientas para forzar la puerta. Mientras, Susana, que ha vuelto a entrar en la habitación sin ser vista y ha observado lo ocurrido, ayuda a Cherubino a huir por la ventana antes de ocupar su lugar en el vestidor. Cuando el conde y la condesa vuelven, ambos se sorprenden al encontrar allí a Susana. Todo parece haberse solucionado hasta que aparece el jardinero, Antonio, quejándose de que alguien acaba de saltar por la ventana y ha estropeado sus flores. Fígaro, que acaba de llegar corriendo para anunciar que todo está listo para la boda, improvisa rápidamente y finge cojear, diciendo que ha sido él el que ha saltado. En ese momento llegan Bartolo, Marcelina y Basilio, exponen su caso al conde y presentan el contrato que obliga a Fígaro a casarse con Marcelina. El conde, encantado, declara que la boda de Fígaro y Susana queda pospuesta.

Acto III
Más tarde ese mismo día, en el gran salón, Susana le promete al conde que se reunirá con él esa noche. El conde está encantado pero cuando después oye a Susana conspirar con Fígaro monta en cólera y declara que se vengará. Marcelina, respaldada por un abogado, don Curzio, exige que Fígaro salde su deuda o se case con ella de inmediato. Fígaro le contesta que no puede hacerlo sin el consentimiento de sus padres, a los que lleva años buscando ya que lo raptaron siendo tan solo un bebe. Cuando enseña una marca de nacimiento que tiene en un brazo, Marcelina se da cuenta de que es su hijo, fruto de una relación con Bartolo y al que perdió hace años. Al ver abrazarse a Fígaro y Marcelina, Susana cree que su prometido la ha traicionado pero se tranquiliza cuando le explican la situación. La condesa, sola, rememora su felicidad pasada. Está decidida a proseguir con la conspiración contra su esposo y, junto a Susana, le escribe una carta confirmando la cita que tiene con Susana esa misma noche en el pinar. Cherubino, vestido de muchacha, aparece ahora junto a su novia, Barbarina, la hija de Antonio. Antonio, que ha encontrado la gorra de Cherubino en el jardín, también llega y desenmascara al joven. El conde está furioso al descubrir que Cherubino le ha desobedecido y sigue todavía en su casa. Pero su enfado desaparece al revelar Barbarina que, cuando intentaba seducirla, el conde prometió darle todo lo que deseara. Y lo que desea ahora es casarse con Cherubino. El conde no tiene más remedido que acceder. Se escucha una marcha y toda la casa se reúne para la boda de Fígaro y Susana. Mientras baila con el conde, Susana le entrega la carta, sellada con un broche.

Acto IV
Por la noche, en el jardín, Barbarina está desesperada: ha perdido el broche que el conde le ha encargado devolver a Susana. Cuando aparecen Fígaro y Marcelina, Barbarina les informa de la cita planeada entre el conde y Susana. Creyendo que su novia es infiel, Fígaro despotrica contra todas las mujeres. Se oculta cuando llegan Susana y la condesa, vestidas cada una con la ropa de la otra. Sola, Susana le canta al amor. Sabe que Fígaro la está escuchando y disfruta haciéndole creer que va a hacer el amor con el conde. Después ella también se esconde—a tiempo para ver cómo Cherubino intenta seducir a la condesa disfrazada. El conde persigue al muchacho y lo echa, pues quiere estar a solas con la mujer que él cree ser Susana. Fígaro, que ya se ha dado cuenta de lo que está ocurriendo, se une a la broma y declara su pasión por Susana disfrazada de condesa. Vuelve el conde. Al encontrar a Fígaro con su esposa, o al menos eso es lo que él cree, monta en cólera. En ese momento, la verdadera condesa revela su identidad. Avergonzado, el conde le pide perdón. Tras unos angustiosos momentos de duda, ella lo perdona y las dos parejas vuelven a estar juntas.
© https://www.metopera.org

Papeles principales
Conde Almaviva (barítono)
Condesa Almaviva (soprano)
Fígaro, su sirviente (barítono bajo)
Susana, su criada (soprano)
Cherubino, paje de la condesa (mezzosoprano)
Marcelina, gobernanta (soprano)

The Metropolitan Opera

Podría tambien estar interesado por …

0